Novelas Plurales

Novelas Plurales: La alambrada, Olga y la ciudad, Actores sin papel, Noticias del fin del mundo.

«Mientras algunos se obstinan en destruir, unos pocos nos empeñamos en seguir creando»

Google+ Followers

INTERFERENCIAS: Mal año para la narrativa, buen año para la narrativa


"Mientras algunos se empeñan en destruir, unos pocos nos empeñamos en seguir creando".

En un país en el que se lanzan miles de títulos y se publican algunos cientos (*), resulta atrevido decir, como un popular bloguero ha afirmado, que este 2015 ha sido el peor año del siglo XXI para la narrativa literaria. Ni siquiera un crítico profesional, que cada día desayuna con un par de libros, habrá podido leer todos los libros publicados. Hacer una generalización sobre la base de un conocimiento incompleto del ámbito literario, en el que lo excepcional debería ser lo relevante, es deshonesto intelectualmente. Un ejemplo: este año hemos editado Del sueño pasado al sueño presente, primera de las treinta y tres trilogías de Laberinto, de Juan Ignacio Ferreras. En esta primera trilogía se encuentra la novela breve titulada Calle, que narra las luchas de bandas de niños rivales en los descampados de la posguerra. Es sólo una novela sencilla, una pieza maestra por su estructura narrativa. Una chabola hecha con chatarra y restos de basura se convierte en un acuartelamiento que hay que defender y por el que hay que luchar. Entretanto, una mujer amenaza con lanzarse al vacío desde un balcón.

Ya lo sé, usted no la ha leído y, posiblemente, no la va a leer. Usted, como una mayoría de los lectores españoles, ha dejado de creer en las recomendaciones. ¿Cuántas veces se ha sentido defraudado? Es una novela sencilla, le decía, una buena novela, pero le advierto que, aunque la lea y le guste, no tendrá muchos lectores con los que dialogar sobre su experiencia.

Esta sensación de abandono de la narrativa, compartida por tantas personas, es un síntoma de una enfermedad grave de la literatura: la falta de interés por la narrativa literaria, su marginalidad dentro de la cultura española actual. De falta de criterio. De incultura. Y aún más: indicio de un tipo de astenia, de una falta de inquietud intelectual.

Mientras algunos se empeñan en destruir, unos pocos nos empeñamos en seguir creando.


- - -

(*) Distingo "lanzar" de "publicar". Las editoriales autónomas lanzamos, proponemos. Sólo los medios tienen la capacidad de hacer públicos los libros.