Novelas Plurales

Novelas Plurales: La alambrada, Olga y la ciudad, Actores sin papel, Noticias del fin del mundo.

«Mientras algunos se obstinan en destruir, unos pocos nos empeñamos en seguir creando»

Google+ Followers

El cielo protector

La película El cielo protector es uno de esos casos en que la versión cinematográfica no desmerece de la novela en la que se inspiró, escrita por Paul Bowles. Aquel viaje al corazón del desierto de un trío de intelectuales algo snobs es generosa en experiencias al límite del dolor y la belleza. Nuestros ojos se posan en los paisajes desérticos y pronto aprenden a apreciar una gama de matices a la que no estamos acostumbrados. La vimos por primera vez en la época de su estreno, y ahora hemos repetido con la colección que cada fin de semana distribuye el diario Público.
El tema de fondo implícito en la historia es el fenómeno de la identidad personal. Conforme los viajeros se alejan de la europeizada costa africana y van penetrando en el desierto, se produce un vaciado: la música occidental va perdiendo presencia frente a los ritmos bereberes, los idiomas dejan de ser reconocibles (pronto no se encontrarán en su camino ni con franceses ni con alemanes), y unas costumbres morales que no entienden acabarán por regir los destinos de Kit, convertida en esclava sexual. La escena más reveladora es la de esta mujer vigorosa y segura de sí misma encerrada en una torre de barro, recortando los bordes de las hojas de su diario para colgarlas del techo a modo de guirnaldas.
Los viajeros debían de creer en el fondo de sí mismos que podrían mantenerse intactos en cualquier marco de referencias. Pero nuestra identidad se construye en sociedad, y sin el lenguaje verbal que entendemos, sin la música a cuyo ritmo nuestro oído se acompasa, quedamos desasistidos y vulnerables como niños recién nacidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por expresar tu opinión.